Cada año por estas fechas, suelo aprovechar los fríos días de Diciembre que tenemos en Segovia, para pasear por la Alameda del Parral en dirección a la Ermita de la Virgen de la Fuencisla.